PIRATEO

 

Las nuevas tecnologías nos ofrecen un fácil acceso a una gran oferta de ocio como la música, el cine y la literatura. De toda la vida nos hemos prestado libros o cintas de vídeo o nos hemos grabado algo en un cassette de 90 minutos, pero eran circunstancias excepcionales. Ahora, la situación ha cambiado, la mayoría del ocio lo consumimos de manera ilegal pasándonos los ficheros (música, películas o libros) de unos a otros. Se ha convertido en una costumbre, en una filosofía, "¿por qué pagar por algo que puedo obtener gratis?".

Es cierto que los productos son caros y las editoriales, casas de discos, productoras cinematográficas, distribuidoras, comercios, etc. deberían replantearse una adaptación de sus precios. En este sentido, editoriales como Carena, han dado un paso importante. Mi primera novela salió en formato digital a 9 euros, la segunda ya sólo costaba 3. La editorial se adaptó a las peculiaridades del mercado digital.

Pero es necesario que el consumidor pague algo por el producto, y no sólo por el esfuerzo que hace un escritor por realizar una obra, sino porque detrás hay editores, correctores, diseñadores, fotógrafos, informáticos, administrativos,... hace falta un gran número de personas para que una novela salga a la calle y, además, con una garantía de calidad.

Si a ninguno nos pagaran por nuestro trabajo ¿quién trabajaría?

Quiero cobrar por mi trabajo, lo considero justo, quiero que la cantidad de tiempo que invierto en documentarme y escribir, los ratos que no dedico a mis hijos, las horas que robo al sueño, el esfuerzo mental (y físico) que supone crear algo,... se vean recompensados.

Perdona esta charla, si te he convencido, magnífico, si no... qué le vamos a hacer. En todo caso, disfruta de la lectura.



 

Contacta  /  Foma de pago y envío  /  Sobre el pirateo